2017

Esta serie une el recuerdo de la luz de los lugares habitados en la infancia, bajo la ausencia de luz en Galicia, comparando la amplitud física de la meseta con la sensación de infinito del mar como límite.

El horizonte castellano y el marino se cruzan en estos cuadros. Para alguien de Castilla, donde el campo se extiende sin fin, el mar se vislumbra como un término, una linde de agua; sin embargo, para alguien acostumbrado al entorno marino el mar es como la meseta del castellano.

La amplitud de la mirada viene marcada de origen por un paisaje propio, el recuerdo del no límite. A medida que cambiamos y nos movemos, vamos dejando atrás un espacio finito, encontramos un territorio demarcado, alcanzamos un fin.

Síntesis del paisaje y de la representación del cuerpo en la pintura. Al igual que la memoria, el cuadro se convierte en un espacio donde confluyen la evocación de un instante, una música, un recuerdo y la superposición de experiencias vitales.

" Plataforma invertida". Acrílico y óleo sobre lienzo. 160x180 cm. Galicia 2017.
" Plataforma invertida". Acrílico y óleo sobre lienzo. 160x180 cm. Galicia 2017.
"Principio y fin". Oleo sobre lienzo. 160x180 cm. Galicia 2017.
"Principio y fin". Oleo sobre lienzo. 160x180 cm. Galicia 2017.
" Mente infinito"Acrílico y óleo sobre lienzo. 160x180 cm. Galicia 2017.
" Mente infinito"Acrílico y óleo sobre lienzo. 160x180 cm. Galicia 2017.
" Despedida, paisaje invertido"Acrílico y óleo sobre lienzo. 160x180 cm. Galicia 2017
" Despedida, paisaje invertido"Acrílico y óleo sobre lienzo. 160x180 cm. Galicia 2017